Destacado

La sombría profecía de Pérez Reverte

Thanks! Share it with your friends!

You disliked this video. Thanks for the feedback!

Agregado
10.878 Visualizaciones

Lo dijo el 28 de octubre de 2013, cuando reaparecío 'Salvados' y lo podría repetir sin cambiar una coma ahora, porque las palabras de Arturo Pérez-Reverte sobre España y los españoles tienen una dolorosa constancia.

El escritor hizo entonces, casi de arranque, una aproximación histórica al ciudadano español y su miedo al cambio y afirmó provocador que en España "faltó lo que hubo en otros países, una guillotina".

Reverte está plenamente convencido que "la gente está esperando a que acabe la crisis para hacer lo mismo que hacía antes".

"Cuando miras a tu alrededor te tienes que indignar y entristecer, y sobre todo por la situación de impotencia, de ver que a veces no hay nada que se pueda hacer".

"En otros tiempos, cuando las cosas iban mal, había ideologías que sostenían los ánimos. Ahora no hay líderes y la sociedad está indefensa. No hay una acción coordinada común ni una revolución que permita cambiar las cosas".

"Vivimos en un mundo con demasiados mecanismos de anestesia".

"Hemos estado callados, sabíamos que estábamos viviendo en un mundo irreal. Ahora la gente quiere que pase la crisis para hacer aquello que hacía antes: comprarse otro coche o irse a Cancún de vacaciones. No va a cambiar nada".

Reverte opina que "España es un país que está maldito históricamente":

"Perdimos dos ocasiones de oro, en el Concilio de Trento y en la época de la Revolución Francesa".

Fue ahí, cuando puntualizó que en esta última "nos faltó lo que sí hubo en otros países, una guillotina".

"En España somos más reaccionarios. Somos furibundos y violentos. Somos de trinchera, y aún más de barricada. El español es muy consecuente con sus odios y con sus amores; sobre todo con sus odios".

El cartagenero también muestra su visión acerca de las movilizaciones sociales en Cataluña.

"Les estás dando un motivo, una razón, una causa por la que luchar, y se están creando generaciones independentistas, y es un proceso históricamente lógico. Lo que siento es que estas cosas no se hagan en toda España".

"Cuando vi surgir el 15-M pensé que había héroes todavía. Me ilusionó mucho al principio. Pero al cabo de pocos días empecé a ver cómo cambiaba, como el demagogo llegaba, y el populista y el bruto sustituían al listo y al clarividente".

"La aristocracia actual es la clase política, es una casta con privilegios, intocable y que se protege a sí misma, ya que se insultan en el Parlamento, pero cuando están en el salón del Palace se llevan todos de maravilla".

"Las élites económicas y políticas son los mismos. Vales igual para ministro del Interior que para consejero del Santander o de CaixaFórum".

Considera que la solución para todo esto sería "exigir una educación para nuestros hijos":

"Aunque no siempre hay soluciones, pero hay mecanismos, intentos, posibilidades, vías y aventuras, pero soluciones..."

"La parte positiva de esto es que si la crisis dura bastante para ser agónica, saldrá un hombre nuevo, pero hará falta una generación nueva, con niños educados de otra forma, en la austeridad... Y ese hombre nuevo será mejor, sin duda, porque tendrá la certeza de que el desastre está ahí y habrá recordado que el mundo es un lugar peligroso".

Categoría
Libros Prime Time Cultura Televisión/Radio

Deja tu comentario