Pablo Iglesias, Podemos y la chatarra comunista

Thanks! Share it with your friends!

You disliked this video. Thanks for the feedback!

Agregado
2.097 Visualizaciones

A Pablo Iglesias, que se veía con sus compinches instalado en los salones de La Moncloa a las 8 de la tarde del pasado domingo 26 de junio de 2016, los resultados electorales se le han indigestado.

Sigue en el líder de Podemos en la inopia, incapaz de asimilar el batacazo y su partido se debate en las dudas, como les restriega por la cara el siempre mordaz Alfredo Urdaci en este vídeo.

Todavía siguen todos en el limbo: el PP transido por la emociópn d ela victoria, el PSOE aliviado tras haberse asomado al abismo, Podemos cabreado como un mono y Ciudadanos sin saber dónde colocarse.

En cualquier caso, las cosas, este 2 de julio de 2016, están así:

  • 1. Formar Gobierno: Precaria victoria del PP en un escenario desolador. Los electores envían al PSOE a la oposición, donde debe permitir gobernar al que tenga los votos. La prioridad absoluta es la de hacer posible un pacto que garantice rápidamente un Ejecutivo estable, corrigiendo así la peor consecuencia de la legislatura precedente. Ahora se necesitan soluciones, aunque para ello sea preciso pasar por encima de los intereses partidistas o personales más concretos. De ningún modo puede repetirse la esterilidad del periodo anterior ni acudir al irresponsable expediente de dejarse llevar hasta unas terceras elecciones. Éste es el editorial de EL PAÍS del lunes 27, tras las elecciones del 26-J.
  • 2. Liderar la oposición: El PSOE debe facilitar la gobernabilidad y reconstruirse para ser alternativa. Reeditar el pacto PSOE-Ciudadanos de la anterior legislatura, que cuenta ahora con menos escaños que en marzo, ya no es posible. Por tanto, solo le queda abstenerse y, en la medida de lo posible, sacar el mayor rendimiento posible de esa abstención. Entendemos que no es un trámite gustoso, pero un partido que ha sufrido semejante revés electoral no puede esperar que sus decisiones, a estas alturas, sean sencillas. Por lo demás, la función del PSOE no es impedir que gobierne el PP, sino ser su alternativa.
  • 3. La obligación de Rajoy: Resulta imperativo que Mariano Rajoy tome la iniciativa, que exponga su propuesta con claridad y, a la mayor urgencia, inicie las negociaciones para lograr su investidura. No les toca a los demás dar hecha la combinación parlamentaria que garantice el Gobierno a Rajoy, sino que le corresponde al PP adelantarse con un plan para los partidos cuyo apoyo pretende. Acostumbrado a gobernar bajo la protección de la mayoría absoluta, Rajoy tiene que cambiar sensiblemente de actitud.
  • 4. Podemos retrocede: El retroceso de Podemos deja a su líder, Pablo Iglesias, en una complicada posición. Cinco millones de votos y 71 escaños son un magnífico resultado para una fuerza política de reciente creación. Sin embargo, la decisión de Iglesias de forzar la repetición de elecciones y concurrir en coalición con IU, se ha revelado como un gran error. Podemos ha quedado configurado como un gran partido de oposición, pero sin mucha capacidad de condicionar la agenda política. Una estrategia, el maximalismo, que ha dado pocos resultados y que convendría revisar.
  • 5. Ciudadanos busca identidad: Las urnas han otorgado al partido de Rivera un número de escaños y una posición en el sistema político que obligatoriamente le convierte en una fuerza bisagra de ámbito nacional, no en una alternativa de poder. Prolongar la indefinición y las dudas puede restar valor a la marca Ciudadanos, porque el mayor desgaste vendrá de la marginalidad y la inacción.
Categoría
Periodismo

Deja tu comentario