Las 10 escenas más húmedas y salvajes de Hollywood

Thanks! Share it with your friends!

You disliked this video. Thanks for the feedback!

Agregado
23.639 Visualizaciones

Los esfuerzos de los guionistas y directores de cine por filmar escenas de pasión y sexo imaginativas debe ser un auténtico calvario. Muchas de las que se han rodado se deben haber quedado en la sala de montaje entre gritos de los responsables de las productoras reclamando un poquito más de originalidad.

¿Originalidad? Estamos hablando de algo que se ha hecho de todas las formas posibles, en el celuloide y en la vida. ¿Qué más puede añadir un director en horas bajas?

El caso es que se insiste en rodar las escenas de polvos acuáticos con la esperanza de que el clima que rodea la escena, la magia y atracción de los actores, o un diálogo anterior sugerente y rompedor pueda servir como la escena erótica que toda película merece. Podríamos haber sugerido revolcones en la nieve, sexo en la tundra, o el yacer como el pacer en la hierba... pero como el verano está en las puertas y las temperaturas van en aumento, nos hemos decidido por 'ojo con el sexo a remojo', que da mucho más juego.

Con mayor o menos recato, más ardientes o menos, hay escenas de amor carnal al baño maría desde la década de los 50 cuando Doris Day, por ejemplo, ayudaba a la coartada de identidad sexual a Rock Hudson. Así es que nos hemos lanzado a recordar aquellas secuencias en las que la arena o una piscina han servido como escenarios perfectos para que se desaten las inhibiciones. Empezamos y terminamos con dos 'pelis' españolas con significados contrapuestos.

1.- De aquí a la eternidad (1953): La película de Fred Zinnemann ambientada en 1941, en Hawai. Como casi todas las historias que nos ponen nervios@s, es la historia de una infidelidad en la que un militar (Burt Lancaster) se lleva a la playa a la anodina esposa de un capitán (Deborah Kerr), que resultó no serlo tanto. Así es la vida, que nos da sorpresas. ¿La escena? Un vaivén muy sugerente de olas como metáfora. Hay que advertir que la película no gustó nada en el ejército de EE.UU, que salía de una guerra mundial y el tinglado de Corea.

En esta película descubrieron a una nueva Kerr, que llegaba de mil papeles de mojigata y explotaba a fondo su desconocido sex appeal. No le salió mal y estuvo nominada al Oscar que no consiguió.

2.- 'Pijama para dos' (1961): Visto ahora, este título y, aún más, la escena eroticoacuática es totalmente extemporáneo. Pero hay que advertir que, por supuesto, cuando se rodó nadie sabía que Doris Day, la mejor amiga que nunca tuvo Rock Hudson, solo le podía consolar con apoyo moral. El galán era homosexual, pese a todo. El caso es que en la la ficción fueron pareja en varias ocasiones, como en esta 'Pijama para dos' una divertida película que rodó Delbert Mann con un guión que recorría todos los lugares comunes que sobre las relaciones de pareja ha sido. Tipo matrimoniadas pero con más glamour.

Demasiado cursi ella, y demasiado gay él, la escena no podía funcionar como un calefactor. Pero ojo, la actriz y cantante Doris Day tiene una obra maestra en su carrera, 'El hombre que sabía demasiado' (1956), de Alfred Hitchcock.

3.- 'Sahara' (2005): Una de las peores películas de la filmografía de nuestra Penélope Cruz, que sin embargo, le sirvió para conquistar a uno de los galanes cuarentones del Hollywoood contemporáneo, Mathew McConauguey. Aunque las malas lenguas aseguren que ese romance era una farsa de la prodcutora para promocionar una 'peli' que dejaba mucho que desear. Realizada por Breck Eisner era una simpática aventura de descubrimientos históricos y yacimientos arqueológicos a años luz de Indiana Jones.

La escena del mar no está mal, pero resulta impostada (Un poco). Claro que si lo comparamos con otras películas de Cruz en EE.UU como 'Vanilla Sky' o 'La mandolina del capitán Corelli' puede ser considerada obra maestra. Para escena caliente y húmeda la de la propia 'Pe' con quien es su marido actualmente, Javier Bardem, en 'Jamón, Jamón'. Eso si era bailar bajo la lluvia. No la incluimos porque no hay mar, ni siquiera una piscina hinchable, sino una tormenta de aúpa. Ya se veía que estaban hecho el uno para el otro...

4.- 'Cócktail' (1988): Todo cuarentón actual quiso ser Tom Cruise alguna vez en su vida y mucho más a partir de esta película en la que un aspirante a hombre de negocios se ve obligado a trabajar como barman. Y como es un hombre con suerte -y algo más- detrás de la barra encuentra dinero, fama y mujeres. Pero claro se enamora de verdad.

Roger Donaldson, el director, lo tuvo fácil para crear una escena caliente con este actor, que entonces era la gran explosión de Hollywood y cuyas fotos mostrando pectorales estaban en millones de carpetas adolescentes; pero sobre todo con una actriz como Elisabeth Shue, que si bien no ha tenido mucha suerte, si que ha hecho soñar a muchos hombres. Pregunta al aire: ¿Por qué Shue nunca fue una estrella cotizada?

5.- 'La Playa' (2000): Es una película de muy lograda atmósfera.Danny Boyle, su director, hizo fama y fortuna a de Trainspotting (1996), y trasladó a un grupo de jóvenes hispters de finales de los 90 a una isla desconocida y paradisíaca de Tailandia, que convierten en su reino particular.

En este contexto, con la cabeza llena de algunos grillos y la sensualidad a flor e piel es normal que tuvieran que rodarse escenas de sexo acuática como la que protagonizan Leo DiCaprio -eternamente joven- y Virginie Ledoyen . Para más tarde quedaría acabar de montar el falansterio paradisíaco en el que estaban empeñados, que lo primero es lo primero. La historia, que no está mal, es una adaptación de un libro de Alex Garland.

6.- 'Vivir si aliento' (1983): Una de esas películas de Richard Gere de la primera mitad de los 80. Sin mucho fundamento y poco más que decir. La dirige Jim McBride y cuenta como un delincuente macizo encuentra a una ladrona que le robará algo más que el corazón (Valérie Kaprisky). La convierte en su cómplice perfecta para delinquir o para lo que surja, ya sea en seco o en mojado. La película es un remake de 'Al final de la escapada' (1959), de Jean-Luc Godard.

Las escenas eróticas son calientes y nos encontramos a un Gere en plenitud de facultades físicas que ya había enseñado el culo en 'American Gigolo' y 'Oficial y Caballero' y una actriz francesa que tampoco tuvo nunca reparo alguna para rodar escenas sexuales.

7.- 'La Piscina' (1969): Esto es ventaja. Si juntas en una misma película a hacer cariñitos a remojo a dos de los humanos más bellos de la historia del cine como Romy Schneider y Alain Delon hay tienes que ser malo para que la película no tenga, al menos, éxito en taquilla. pero la 'peli' es buena, un thriller de celos, amor y sospechas que no hace sino explorar los turbios senderos del deseo. Y sí m, Alain y Romy se funden en un revolcón irrefrenable. En la escena, Romy toma el control y le desnuda con pasión. Jane Birkin, otra bomba sensual, hace de 'la otra', es decir la amante.

EL calor que desprenden algunas escenas llega a una temperatura considerable. Nada que ver, por ejemplo, con la saga de Sissy, que encarnó también la Schneider,

8.- 'El lago azul' (1980): Una película realizada, de nuevo0, para que los adolescentes no lo olviden. Un hito para varias generaciones que han descubierto lo que es pasar de manera natural de la infancia a la adolescencia, y de ahí, a ser papás. Y todo ello sin colegio y sin profesor que te enseñe que los niños no llegan de Partía vía cigüeña. La dirigió Randal Kleiser. En la historia, que retrata una r relación que tenía que triunfar a la fuerza, se pueden observar varias escenas bastante sensual al o que ayuda una buen localización y fotografía. (Así es más fácil).

9.- 'El lector' (2008): Es la sublimación de aquella proclama que hizo suya en una canción el gran cantautor, Javier Krahe: No todo va a ser follar. Y es que hay veces que un buen poema de Jaime Gil de Biedma puede ser más erótico que el más carnal de los cuentos de George Bataille, como 'El Ojo'. La literatura, todos los sabemos, puede ser como un reactivo químico para el deseo- Y si no que se lo digan a la voluptuosa Kate Winslet, que en esta película encuentra un placer indescriptible en que le lean buena literatura... desde dentro de la bañera. Ay, las pequeñas perversiones cotidianas de cada quien...

Categoría
Salsa Rosa Cine y series

Deja tu comentario