Destacado

La última de Paris Hilton: Una mansión a escala para sus chihuachuas

Thanks! Share it with your friends!

You disliked this video. Thanks for the feedback!

Agregado
690 Visualizaciones

“¿Qué te gustaría ser en tu próxima vida?” Ante tan trascendental pregunta, muchos dudan, titubean, balbucean, no saben qué decir. Yo lo tengo claro: quiero reencarnarme en uno de los chihuahuas de Paris Hilton. Se me ocurren pocas formas de vida más apetecibles que dedicarse a comer, beber, cagar, dormir y dejar que una multimillonaria rubia te achuche y te cubra de regalos.

Regalos como esta mansión de 300 metros cuadrados, réplica exacta de la que la heredera neoyorquina tiene en Beverly Hills, y especialmente diseñada para que sus trece perros vivan a cuerpo de rey, demostrando que es una animalista de campeonato, amén de una gran defensora del inalienable derecho de los chuchos a vivir infinitamente mejor que la mayoría de los humanos.

paris_1_352629k

El hogar perruno, que ha sido bautizado por Paris como “Minnie Doggie Mansion”, tiene dos plantas: en la de abajo está el salón y en la de arriba los dormitorios. Los interiores están decorados con muebles de Philippe Starck y complementos especiales para perro de firmas tan prestigiosas como Chewy Vuitton, Jimmy Chew o Sniffany & Co. Según ha confesado la heredera a la revista Life & Style, “diseñé la casa con ayuda de mi decoradora Faye Resnick. Quería algo divertido, confortable, cuco y bonito”.

Por tener, la coqueta mansión tiene hasta pequeños armarios para que, como dice la Hilton, “los chihuahuas puedan guardar su ropita, porque les encanta ponerse trapitos y visten mejor que la mayoría de la gente”. Por si fuera poco, los perros disfrutan de calefacción, aire acondicionado, sillones de piel, lámparas de cristal negro y hasta una escalera de caracol para subir y bajar con sus patitas a todos los pisos, como hace su ama en la mansión grande.

captura-de-pantalla-2016-10-31-a-las-6-22-48

Cuesta poco imaginar lo a gusto que estarán en este casoplón los trece perritos de Paris, que atienden a nombres como Tinkerbell, Marilyn Monroe, Prince Baby Bear, Harajuku, Dolce o Prada. Su pizpireta dueña explica así el día a día de las mascotas en su nuevo hogar: “Les encanta tumbarse en los balcones, jugar en el patio interior y pasar el rato en el salón. Ellos saben valorar la casita que mami les ha hecho”.

La broma le ha costado a la nietísima de Barron Hilton la friolera de 325.000 dólares, que se dice pronto, pero no hay duda de que el dispendio ha valido la pena: la excéntrica construcción es desde ya una de las catedrales mundiales del kitsch canino.

paris-hilton-dog-mansion-1

Categoría
Salsa Rosa Cultura

Deja tu comentario