Destacado

La hemeroteca fulmina a Sánchez: "Hay países donde se dimite por plagiar tesis"

Thanks! Share it with your friends!

You disliked this video. Thanks for the feedback!

Agregado
2.649 Visualizaciones

Cuando Sánchez daba lecciones de ética en la moción a Rajoy: “Hay países donde se dimite por plagiar tesis”.

Por su indudable interés para todos los españoles, que asisten atónitos al espectáculo, reproducimos el editorial que este 15 de septiembre de 2018 publica el diariom 'ABC' con el título 'LAS EXCUSAS DE SÁNCHEZ NO SE SOSTIENEN'

  • EL presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ejerció ayer el derecho de rectificación que le otorga la Ley orgánica 2/1984, de 26 de marzo; y ABC, sin agotar el plazo legalmente previsto, publica hoy en su integridad la rectificación pedida por el dirigente socialista.
  •  No entramos en polémica con el contenido de cuanto afirma Sánchez. Tal actuación -un presidente de Gobierno mandando un burofax a un medio- es insólita en la democracia y pone de manifiesto una actitud intolerante con la libertad de información, a la que este periódico seguirá acogiéndose para informar a sus lectores puntualmente de las irregularidades académicas detectadas en la tesis doctoral del presidente del Gobierno.
  • Precisamente, los más de cien años de ABC a los que aludió ayer la portavoz del Ejecutivo nos conceden la autoridad ética y la serenidad profesional necesarias para recibir con estricto respeto legal el escrito de Sánchez y, al mismo tiempo, mantener todo lo afirmado hasta el momento. Historia de ABC en la que no han faltado cierres, censura y persecución, como bien sabe el PSOE.
  • ABC reitera que la tesis de Sánchez incurrió en plagios -reconocidos en un 13% por La Moncloa- no enmendados por unas referencias genéricas a los autores que se contienen en la bibliografía final, porque esos autores debieron constar citados a pie de página y a continuación de su texto literal y entrecomillado.
  • ABC reitera que la tesis de Sánchez adolece de autoplagio, admitido por el propio presidente del Gobierno en su escrito de rectificación, cuando afirma que «hablar de plagio en este caso resulta simplemente absurdo cuando el autor soy yo mismo». ¿Qué cree Pedro Sánchez que es el autoplagio, sino exactamente eso?
  • ABC reitera que el tribunal que valoró y premió la tesis de Pedro Sánchez con un inefable «cum laude» carecía de nivel científico y contaba entre sus miembros con el coautor de un artículo que Sánchez utilizó en su tesis sin mencionar tal autoría. ¿Es ético ser evaluado por quien tiene interés directo en el contenido de la tesis doctoral?
  • ABC se ratifica en el inverosímil breve plazo que empleó Sánchez para su tesis doctoral -recopilar material, leerlo, ordenarlo y procesarlo, volcarlo en borradores, editar el texto final, someterlo al procedimiento administrativo de la Universidad ¿en un año?-, cuando en septiembre de 2011 pedía ayuda por Twitter y la defendió en noviembre de 2012.
  • Imaginamos el bochorno que sentirán los doctores que lean semejantes explicaciones y las cotejen con el esfuerzo que exige una verdadera tesis doctoral, tutelada por un director con responsabilidad y auténtico espíritu científico; absorbiendo años de estudio y juventud; y orientada a ser juzgada por un tribunal que, aun seleccionado por la Universidad, integrará académicos que procurarán dejar constancia crítica de su conocimiento.
  • Se llama excelencia, señor presidente. Las explicaciones de Pedro Sánchez suenan a victimismo para eludir una realidad que se impone por sí sola sobre las condiciones académicas de su tesis doctoral. Sus amenazas a ABC no disuelven la verdad de los hechos informados en estos días y de los que se informen en el futuro. Durante años, Pedro Sánchez ha escondido su tesis doctoral, pese a que ha expresado recientemente su orgullo por ella.
  • Sólo cuando ABC ofreció a la opinión pública datos concretos no desmentidos, el presidente del Gobierno se vio forzado a rectificar -otra vez, otra más- y dar publicidad al texto. Eso sí, embarcando antes a la Presidencia del Gobierno, como si fuera su responsabilidad, en el filtrado de la tesis por unos programas de detección de plagios.
  • No era incumbencia de La Moncloa semejante respuesta, sino de la Universidad Camilo José Cela. Sin embargo, los nervios pasan estas facturas. Tampoco iba a dimitir la exministra de Sanidad, Carmen Montón, y a las pocas horas lo hizo porque su máster era un fraude y su TFM, un plagio. Tampoco iban a vender bombas a Arabia Saudí, y ya están allí.
  • Todo cargo político queda sometido al escrutinio de la opinión pública y de los medios de comunicación, porque, como dijo el propio Pedro Sánchez con admiración, «hay países en los que se dimite por plagiar».
  • ABC no tiene la culpa de las carencias académicas de la tesis doctoral de Sánchez ni de sus contradicciones internas, menos aún de la creciente y patente debilidad de su Gobierno.
  • El respaldo expreso de miles de lectores anima a este centenario, pero activo, periódico a perseverar en nuestro compromiso con la información veraz a la que tiene derecho la opinión pública. La polémica sobre la tesis doctoral de Sánchez no es un problema de porcentajes de plagio, sino de ética pública, más aún para un dirigente que accedió al poder con las urnas en contra y diciendo que abanderaba -qué sarcasmo- la regeneración y la transparencia en la vida política.
  • Pues a una y otra apelamos en ABC para presentarnos ante nuestros lectores orgullosos de nuestra información.
Categoría
Política Destacado

Deja tu comentario