El tuitero en jefe es Donald Trump

Thanks! Share it with your friends!

You disliked this video. Thanks for the feedback!

Agregado
105 Visualizaciones

A partir del 20 de enero de 2017, el multimillonario Donald Trump será no sólo el presidente de Estados Unidos y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de ese país, sino que también se le podrá considerar, con 18 millones de seguidores en Twitter, tuitero en jefe.

Su futuro jefe de prensa, Sean Spicer, ha confirmado que Trump seguirá utilizando Twitter y otras redes sociales durante su Presidencia, al igual que ha hecho durante la campaña electoral y el período de transición, según recoge El Mundo y la BBC hoy 29 de diciembre de 2016.

"Creo que va a ser una parte muy emocionante del trabajo", ha explicado Spicer en una entrevista con la cadena de televisión WPRI de Rhode Island. "Creo que su uso de los medios sociales en particular va ser algo que no hemos visto antes", ha añadido el próximo jefe de prensa de la Casa Blanca.

Trump, que desde julio no ha hecho rueda de prensa alguna, tiene 39 millones de seguidores si se suman las personas que le siguen en Twitter, Facebook e Instagram. Eso le permitirá expresar sus pensamientos sin intermediarios y saber de primera mano lo que piensan los estadounidenses de sus políticas.

Cuando la futura primera dama Melania Trump anunció que durante la Presidencia de su esposo iba a trabajar contra el cyberbullying o acoso en internet, muchos le recomendaron que empiece por su marido.

El diario The New York Times publicó en octubre una doble página con todos los insultos de Trump en Twitter durante la campaña electoral. Trump, un tuitero compulsivo, faltón y polémico, no dejaba títere con cabeza.

Tras ganar las elecciones, Trump prometió en una entrevista con el programa '60 minutes' de la cadena de televisión estadounidense CBS que, cuando asuma el cargo, va a estar "muy contenido" en Twitter.

El Consejo de Seguridad de la ONU

De momento, no ha dado signos de contención. El presidente electo usa casi a diario Twitter, ya sea para insultar a sus adversarios, criticar la cobertura de los medios de comunicación, quejarse de la imitación que hace Alec Baldwin de él en 'Saturday Night Live', alabar al presidente ruso Vladimir Putin, señalar con el dedo a las empresas que deslocalizan empleos en el extranjero, amenaza con cancelar contratos del Gobierno federal, hacer diplomacia del Twitter o anunciar nuevas políticas en 140 caracteres.

Muchos analistas, como la columnista Maya Kosoff de la revista Vanity Fair, consideran que "la obsesión de Trump con Twitter es una pesadilla diplomática". "La cuenta de Twitter @realDonaldTrump ofrece un perfil psicológico sin precedentes (y sin filtro) del presidente electo", añade Kosoff. Sus más de 34.000 tuits estarán ya estudiándose en las cancillerías de todo el mundo para tratar de obtener un retrato psicológico del presidente.

Sólo en la última semana en Twitter, Trump ha precisado que fue Bill Clinton el que le llamó por teléfono para felicitarle, no al contrario; ha alabado al empresario mexicano Carlos Slim, después de criticarlo en la campaña electoral; ha dicho que ganar el voto del Colegio Electoral es más difícil que ganar el voto popular; se ha jactado de ganar las elecciones invirtiendo menos dinero en la campaña electoral que Hillary Clinton, ha criticado el alto coste del F-35 de Lockheed Martin; ha criticado la falta de respuesta ante el terrorismo islámico radical, tras el atentado en un mercadillo en Berlín; ha defendido la labor de su Fundación, que va a cerrar para evitar conflictos de interés; ha criticado a Naciones Unidas; y ha abierto la puerta a una nueva carrera armamentística, entre otras cosas.

La candidata demócrata, Hillary Clinton ya lo advirtió durante la campaña electoral: "Imaginen [a Donald Trump] en el Despacho Oval enfrentándose a una crisis real. Un hombre al que se le puede provocar con un tuit no es un hombre en el que podamos confiar los códigos de las armas nucleares", dijo Clinton a finales de julio en la Convención Nacional Demócrata tras aceptar la candidatura de su partido a las elecciones presidenciales.

John Kerry en conferencia de prensa

El problema es que, a partir del 20 de enero, Trump no sólo tendrá al alcance de su mano su teléfono móvil Android para lanzar tuits, sino también los códigos nucleares.


Fiel a su estilo, Donald Trump publicó este miércoles varios comentarios sobre la política exterior estadounidense desde su cuenta en Twitter.

Esta vez. el presidente electo de Estados Unidos se refirió al impasse que su país atraviesa con Israel y que ha llevado en los últimos días a un duro intercambio de reproches entre la administración de Barack Obama y la de Benjamin Netanyahu.

"No podemos seguir permitiendo que Israel sea tratado con ese total desdén y falta de respeto", escribió el millonario.

Trump, como anteriores ocasiones, aprovechó para criticar la política exterior del presidente Obama."Ellos (Israel) solían tener un gran amigo en Estados Unidos, pero ya no", dijo el mandatario electo.

"¡Permanece fuerte, Israel. El 20 de enero se acerca rápidamente!", añadió Trump refiriéndose a la fecha en la que tomará posesión del cargo de presidente de Estados Unidos.

"¡Y ahora la ONU!"

El republicano afirmó que todo comenzó con el "horrible" acuerdo sobre el programa nuclear iraní respaldado por varias potencias, incluida Estados Unidos.

Israel calificó ese pacto de julio de 2015 como un "error histórico" y una "amenaza"

"¡Y ahora la ONU!", añadió el presidente electo en Twitter, refiriéndose a la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas del viernes pasado en la que se pidió a Israel que detenga su política de asentamientos en territorios palestinos.a resolución fue aprobada con 14 votos a favor y la histórica abstención de Estados Unidos.

Barack Obama está en contra de la construcción de asentamientos israelíes en territorios palestinos, pero en el pasado había protegido a Israel de resoluciones parecidas a la aprobada el viernes.
Las señales del futuro gobierno

Cuando se conoció que se iba a llevar al Consejo de Seguridad la resolución sobre los asentamientos israelíes, Trump pidió que Estados Unidos ejerciera su derecho a veto, lo cual no ocurrió.El magnate ha dado señales de que su política hacia Oriente Medio será muy distinta a la de Obama.

Por ejemplo, designó como futuro embajador ante Israel a un abogado próximo a la derecha política de ese país, David Friedman.

Friedman es hijo de un rabino ortodoxo que ha expresado en el pasado su apoyo a los asentamientos.

Donald Trump en Florida

Cruce de palabras entre Kerry y NetanyahuEste miércoles John Kerry, secretario de Estado de EE.UU., afirmó que la decisión de las Naciones Unidas de condenar los asentamientos judíos en tierras ocupadas coincide con los valores de su país.

Desde Washington, Kerry afirmó en un apasionado discurso que la resolución de la ONU busca preservar la posibilidad de la denominada "solución de dos estados" defendida por Barack Obama.

El secretario de Estado explicó que israelíes y palestinos deben asentarse en el territorio que cada uno poseía antes de la Guerra de los Seis Días de 1967.

Kerry añadió que la "solución de dos estados" se encuentra en peligro y aseguró que el gobierno israelí está controlado por elementos de derecha extrema.

Pocos minutos después, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, contestó al secretario de Estado estadounidense en un discurso transmitido por televisión.

Netanyahu afirmó que Estados Unidos votó "en contra de su propia política exterior" al abstenerse en el Consejo de Seguridad de la ONU, el 23 de diciembre.

El líder israelí añadió que su país "desea trabajar pronto" con el gobierno de Donald Trump para "mitigar los daños que la resolución (de la ONU) provocó".

Netanyahu calificó el discurso de Kerry como "una gran decepción".

Categoría
Periodismo Destacado
Palabras Clave
Donald Trump, tuitero, en jefe

Deja tu comentario