A besar y meter mano, que se acaba el mundo

Thanks! Share it with your friends!

You disliked this video. Thanks for the feedback!

Agregado
2.562 Visualizaciones

Estos que salen aquío son de caradura, de gente empeñada en meter mano y nunca pasarán a la historia. Pero los besos son algo importante.

A menudo los que se marcan un beso de tornillo andan tan ensimismados que se olvidan de dónde están. Pero de vez en cuando, el momento y el lugar son clave para notar la intensidad de un buen beso. Aquí os desvelamos los secretos que se esconden detrás de cada uno de los 10 mejores besos de la historia.

Palacio de Buckingham, Londres, Inglaterra
El duque y la duquesa de Cambridge

El príncipe Guillermo y Kate Middleton sellaron su boda no con uno, sino con dos besos de tornillo en el balcón del Palacio de Buckingham delante de más de 500 000 personas. Se besaron después de la sofisticada ceremonia que la pareja celebró en la Abadía de Westminster. Después de un besito rápido, la multitud animó al Príncipe a que le diera otro (esta vez más largo). La única invitada que no pareció inmutarse fue la dama de honor de tres años Grace van Cutsem, quien se tapó los oídos para no escuchar el griterío de la gente. En 1981, en ese mismo balcón, también se besaron el príncipe Carlos y la princesa Diana tras su boda

Halona Cove, Oahu, Hawái
Deborah Kerr y Burt Lancaster en De aquí a la eternidad

Halona Cove, una pequeña playa de la bahía de Hanauma situada en la costa del sudeste de Oahu, fue el lugar donde Burt Lancaster y Deborah Kerr se dieron el memorable beso de tornillo en la película De aquí a la eternidad (1953). Los actores, quienes dan vida al sargento Milton Warden y a Karen Holmes en la película, dos amantes en una relación adúltera, se dejan llevar por la pasión mientras retozan en la orilla bañados por las olas del mar. Si estás pensando en recrear esta escena de amor, vete preparando un buen par de zapatos y una buena dosis de espíritu aventurero. Las corrientes oceánicas de aquí son fuertes y los turistas tienen que caminar hasta la playa. Solo si desciendes por la ladera oeste de la colina Halona Blowhole y sorteas los acantilados resbaladizos y empinados conseguirás llegar por fin al escondite romántico.

Times Square, Nueva York
Beso del Día de la Victoria sobre Japón

Este beso en mitad de la celebración del final de la guerra en Times Square ha robado el corazón de miles de románticos empedernidos de todo el mundo. Pero la verdadera historia de los dos protagonistas, el intendente de Marina, George Mendonsa, y la auxiliar de odontología, Greta Zimmer, no es exactamente una historia de amor, sino de calentón del momento. Aun así, no le quita ni una pizca de protagonismo a este beso patriótico; una imagen que los estadunidenses adoran y que contrasta con la violencia de la guerra. Parece que los dos jóvenes le hayan dado al botón de pausa y que la Gran Manzana se haya detenido para ellos. Alfred Eisenstaedt capturó la instantánea el 14 de agosto de 1945, el día en que Japón se rindió y se dio por finalizada la II Guerra Mundial.

Viena, Austria
El Beso de Gustav Klimt

En el museo del Palacio Beldevere de Viena (Austria) descansa la que a menudo es considerada la mejor obra pictórica del mundo, y quizás el mejor beso de ficción: El beso de Gustav Klimt. Klimt creó esta obra a principios del siglo XX, ornamentando el abrazo con un laminado de oro, marca distintiva de su trabajo durante esa época. Allí, en la capital de Austria, también llamada la ciudad de los sueños, estos dos amantes ficticios parecen fundirse en una sola persona, mientras el hombre besa la mejilla de la mujer. El edificio que alberga esta obra de arte se acabó de construir en 1723 y además del museo tiene otros atractivos como los jardines, la capilla, los establos e incluso un restaurante. En definitiva un montón de sitios donde puedes intentar robarle un beso a tu amante... y esta vez un beso real, no de ficción.

París, Francia
Rodin, El Beso, el Museo Rodin

Agarra a votre amant y marcharos a París a contemplar este beso interrumpido, una escultura de Auguste Rodin titulada, muy acertadamente, El beso. Esta romántica obra de arte se exhibe en el Museo Rodin, que también acoge una rosaleda en su interior. La escultura retrata a Francesca y Paolo, amantes en secreto, en el momento en que están a punto de darse un beso. Estos personajes ya aparecen en la obra de la Divina Comedia de Dante. Cuenta la historia que estaban los dos a punto de besarse cuando aparece el marido de Francesca y mata a Paolo, quien además también es su hermano mayor. A finales del siglo XIX, la escultura estuvo expuesta en Luxemburgo, pero ya a principios del XX se trasladó a París.

Verona, Italia
Romeo y Julieta

Un balcón situado en Verona, Italia, es el escenario donde Romeo y Julieta, los dos famosos amantes de Shakespeare, intercambian un beso y palabras de amor a espaldas de sus familias, enemigos acérrimos.
Pero en Verona hay de verdad un balcón, considerado por la gran mayoría como el escenario que inspiró la que quizás sea la escena de amor más famosa de la historia. En realidad, el balcón pertenece a una antigua posada llamada Casa di Giulietta, o la casa de Julieta, donde la familia Cappello solía vivir. Se supone que Shakespeare se inspiró en los Cappello para crear a sus literarios Capuletos. Numerosas parejas han sido las que hoy en día se han casado en ese balcón y los turistas a menudo dejan notas u objetos enganchados en los muros de la casa. Debajo del balcón podrás encontrar una estatua de bronce de Julieta.

Vancouver, Canadá
Scott Jones y Alex Thomas, "La pareja del beso" durante los disturbios que se produjeron tras la final de la Stanley Cup

Cuando se calmaron las aguas tras los disturbios que se produjeron en Vancouver después de la final de la Stanley Cup de 2011, empezó a circular una foto en la que el australiano Scott Jones y su novia canadiense Alex Thomas salían besándose en mitad del caos de la noche. La finalidad del beso de Jones era consolar a su novia. Pero sin ellos saberlo, una cámara captó su momento de intimidad y casi de inmediato se convirtió en una historia de amor que chocaba con los altercados que sufrió Vancouver aquella noche.

Pattaya, Tailandia
El beso más largo que se ha grabado

Si el amor se midiese por el tiempo que dura un beso, entonces Ekkachai Tiranarat y Laksana Tiranarat (los dos tailandeses) tendrían un amor de película. Entre el 12 y el 14 de febrero de 2013, la pareja consiguió darse el beso más largo que se ha grabado jamás. Lo hicieron en un concurso que se llevó a cabo en Pattaya y por el que consiguieron el Record Guinness. El centro turístico parecía el lugar ideal para una historia de amor, pero este maratón, que duró 58 horas, 35 minutos y 58 segundos, le quitó todo el romanticismo a la historia. Sus labios no se despegaron ni siquiera cuando se tomaron un descanso para ir al baño y para comer, cosa que hicieron con una pajita.

París, Francia
Robert Doisneau, El beso del Hotel de Ville

A menudo se ha considerado esta foto de 1950 de una pareja besándose delante del Hotel de Ville de París como el paradigma del amor parisino. Robert Doisneau fue el fotógrafo francés que captó esta instantánea. La imagen nos muestra cómo Francoise Bornet y Jacques Carteaud se dan un beso espontáneo, aunque sensual, en la puerta del hotel. Doisneau, conocido por describir con sus fotos el día a día de la vida parisina, admitió que este beso estaba ensayado, aunque unos momentos antes sí que había visto besarse a la pareja. De todas formas, Bornet consigue impregnar el beso de la misma emoción que la del beso casual, aunque el de la foto era una recreación. Oh la là!

Bowen, Queensland, Australia
Hugh Jackman y Nicole Kidman en Australia

Hay más de un beso de tornillo memorable de Hugh Jackman y Nicole Kidman en la película Australia de 2008, que se rodó por completo en ese país. Los apasionados besos entre la aristócrata inglesa (Nicole Kidman) y el tosco y duro ganadero (Hugh Jackman) se intensifican con Australia como telón de fondo. Una de las principales localizaciones, Bowen, se encuentra en la costa del noreste del país y es conocida por su industria agropecuaria, un lugar ideal para esta historia sobre la II Guerra Mundial y las desenfrenadas escenas de amor que nos cuenta.

Categoría
Salsa Rosa Cultura

Deja tu comentario