Destacado

¿Racista? Detergente chino lava hasta el color de piel

Thanks! Share it with your friends!

You disliked this video. Thanks for the feedback!

Agregado
898 Visualizaciones

Este anuncio de un detergente chino se ha hecho viral. ¿La razón? Acusan a la empresa, Qiaobi, de racismo. Moraleja: la marca ha conseguido lo que buscaba, notoriedad, aunque sea a costa de ser un pelín racista. Ser negro no significa estar sucio.

Estamos ante uno de los anuncios más racistas del mundo: el de un detergente chino que lava tan blanco que incluso te cambia el color de la piel... si eres negro. Lo que debería de ser una broma publicitaria parece que ha sobrepasado todas las barreras de lo políticamente correcto.

Ha sido precisamente un corresponsal español en Shanghai, Zigor Aldama, el que ha dado la voz de alarma en su cuenta Twitter al compartir con sus seguidores un anuncio de 30 segundos en el que se puede ver a un joven negro con la ropa y la cara manchada de pintura que se acerca a una chica china. En un momento dado, ella le hace ingerir una pastilla del detergente y lo mete directamente en la lavadora. El resultado es que el negro se transforma en un pálido asiático con la ropa perfectamente blanca.

Pero la historia del racismo en la publicidad no es nueva. Ya a principios del Siglo XX, la empresa de productos de limpieza The Fairbank Corporation se quedaba a gusto tras anunciar sus jabones con un cartel en el que un niño caucásico y rubio le dice a otro niño negro que usase una determinada marca de detergentes. Pese a que la fecha de publicación del anuncio no está clara, algunos consideran que podría situarse en la época esclavista de Estados Unidos, es un ejemplo de racismo encubierto en publicidad.

Pero esta tendencia de cambiar las características raciales de los protagonistas de los anuncios se ha ido repitiendo a lo largo de los años. Es normal que las compañías escojan actores y actrices con los rasgos más comunes dentro del mercado en el que quieren posicionar sus productos, pero hay veces en que una mala decisión puede dar al traste con tu reputación. Es lo que le ocurrió a la todopoderosa Microsoft, que en 2009 lanzaba una nueva campaña publicitaria en la que aparecían un hombre negro, un asiático y una mujer caucásica.

La polémica llegó cuando en Polonia los responsables de la empresa informática decidieron borrar al negro y cambiarlo por una versión más polaca. Sin embargo, se optó por usar un editor de imágenes para tal fin y simplemente borraron la cabeza del negro y pusieron una nueva... ¡Olvidándose de la mano! Como era de esperar el revuelo fue monumental ya que un anuncio que en Estados Unidos perseguía ser políticamente correcto (todas las razas y todos los géneros en una misma mesa) se convirtió en un ejemplo más del racismo que aún impera en el sector publicitario.

Pese al código regulador de la publicidad es imposible evitar que algunos anuncios rocen la xenofobia a la hora de escoger a sus protagonistas o ponerlos en diferentes situaciones. Sin embargo, cada vez son más las marcas que optan por transmitir valores políticamente correctos en sus campañas publicitarias aunque, eso sí, buscando los fenotipos más cercanos a su consumidor final para que éste pueda sentirse reflejado en el protagonista del anuncio.

Categoría
Salsa Rosa Economía Virales

Deja tu comentario