Destacado

¿Por qué este todoterreno de Mercedes Benz fue a parar dentro de un bloque de resina?

Thanks! Share it with your friends!

You disliked this video. Thanks for the feedback!

Agregado
557 Visualizaciones

A Mercedes-Benz no se ocurrió mejor idea que presentar a su nuevo todoterreno de la Clase G suspendido en un inédito y gigantesco bloque de resina. Así se le pudo ver en el espectacular clip publicitario lanzado a inicios de año, según Daniel Meza, N+1.

La instalación constó de 52 toneladas: incluyó un bloque de resina sintética de 5,5 metros de largo, 2,55 metros de ancho y 3,10 metros de alto. En el interior del cubo, está atrapado el Clase G 280E original de 1979, uno de los todoterrenos más deseados e icónicos de todos los tiempos.

Mercedes-Benz entonces explicó que la colosal logística quiso aludir al fenómeno natural por el cual los insectos quedan atrapados y conservados durante miles y hasta millones de años, en ámbar o resina natural fosilizada. El proceso fue citado en la ficción cinematográfica Jurassic Park (1993) cuando extraían el material genético de los dinosaurios de la sangre en el estómago de los mosquitos atrapados en ámbar.

En el comercial, el cubo de ámbar muestra que el material genético del Clase G original se conservó, extrajo y transmitió desde la primera hasta la nueva generación del preciado todoterreno.

Para lograr sumergir el auto en resina artificial de un solo intento se trabajó por tres meses. Se reunió 40.708 de resina exposi (un polímero termoestable que se endurece cuando se mezcla con un agente catalizador o endurecedor) coloreada de ámbar.

En un video que Mercedes-Benz publica recientemente se puede ver el paso a paso del proceso completo. Una vez finalizado el cubo, este fue trasladado de Hamburgo, Alemania, hasta Detroit, en EEUU, para exponerlo en el Detroit Auto Show de 2018. De igual modo, se ha trasladado el cubo de ambar por distintas partes del mundo con fines promocionales.

Este mes se dio inicio a la producción en serie G en la fábrica Magna Steyr en Graz, Austria. Esta es la misma fábrica que ha concebido al primer Clase G de la historia, hace 39 años.

Por otro lado, dentro de los Clase G está el G63, el más potente y exclusivo de su tipo con motor V8 biturbo de 577 CV y caja de nueve velocidades. El G63 acelera de 0 a 100 km/h en apenas 4,4 segundos y tiene una velocidad máxima limitada electrónicamente a 240 km/h.

Recientemente, el consorcio Daimler (al que pertenece Mercedes-Benz) anunció el inicio de la producción en serie de faros que proyectan en el camino la imagen de las señales de tráfico u otra información adicional. Estarán disponibles en algunas versiones de Mercedes-Maybach Clase S en la primera mitad de 2018, de acuerdo con un comunicado de prensa del grupo.

Categoría
Salsa Rosa
Palabras Clave
bloque, resina, Mercedes

Deja tu comentario